Google+ Followers

viernes, 2 de enero de 2009

Sueños de Sol


Dicen que soñar no cuesta nada, difiero un poco. Soñar cuesta y cuesta mucho. Cuando miro todos mis sueños hechos realidad paso lista sobre el trabajo que me han costado. Los sueños te engrandecen el alma, te dan satisfacción y te impulsan a seguir. El nuevo año siempre motiva a los individuos a replantearse resoluciones inconclusas y nuevos proyectos. Siento esa energía, es vibrante y arrolladora. Sé que me van a costar trabajo, pero los sueños me invaden y me inundan con su fuerza. Probablemente terminaré agotada y sin fuerzas, pero muy satisfecha. Bienvenido 2009, con todas las riquezas y miserias. Me preparo para lo bueno que tienes que ofrecer.

¿Qué es un virus?